Puritanismo

Cristina Cifuentes anuncia su dimision

A pesar de las discrepancias que pueda uno tener por razones ideológicas, políticas o éticas, lo que se hizo con Cristina Cifuentes y lo que se ha hecho con Màxim Huerta, que no distan demasiado, han sido propias de señalamientos y acusaciones inquisitoriales.

Desde luego, que Cifuentes se hiciera con una serie de cosméticos introduciéndolos desinteresadamente en su bolso, no fue un acto de honradez. Del mismo modo, Màxim Huerta, exministro de Cultura y Deporte, tampoco hizo bien en no declarar una suma importante de dinero a Hacienda. Pero del video filtrado de Cifuentes hace ya más de siete años. Y Màxim Huerta ya había pagado, mediante castigo, sus malas y capciosas decisiones. Dos personas que, repito, a pesar de sus ilegalidades, ya habían pagado sus deudas.

Pero el cainismo imperante en nuestro país, el fusilamiento al vecino blanco o rojo, el revanchismo político y social lo justifican todo. La política lo permite todo. “Hoy por ti, mañana por mí”, o eso deben pensar en el Partido Popular mientras se frotan las manos.

En 2013, Pérez-Reverte escribía esto sobre su escepticismo político, en un artículo titulado “Conmigo, o contra mí“: «Me pregunto muchas veces de dónde viene esa vileza, esa ansia de ver al adversario no vencido ni convencido, sino exterminado (…). El español es por naturaleza un perfecto hijo de puta». No sé si por gracia o por desgracia, los tiempos no han cambiado demasiado.

Señalaba Juan Manuel de Prada hace apenas unas semanas en su entrevista con Pablo Iglesias que «el protestantismo lo que introdujo fue un elemento devastador para la salud de los pueblos, que es el puritanismo. En una sociedad en la que tienes que reconocer tu pecado, nos damos cuenta que estamos todos llenos de flaquezas y debilidades. Y nadie te está señalando (…). La moral protestante infiltra este elemento en las sociedades católicas. Y se acaba infiltrando en la vida política. En un país que conserva el ethos católico, la persona que publica el video –en relación al caso Cifuentes– habría sido masacrada, física o moralmente».

Hoy la política se ha convertido en materia prima para la prensa, un nuevo recoveco en el que hurgar e indagar sobre los errores de los nuevos políticos, de quienes yerran y de quienes ya han sido purgados. Una auténtica «caza de brujas», como ya dijo Huerta. Por cierto, el Partido Popular ya ha pedido la dimisión de Pedro Sánchez por tener al ministro de Agricultura imputado en un procedimiento abierto.

Quizá todo esto sirva como precedente para las futuras generaciones. O quizá no.

Abróchense el cinturón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s