El Espejo de los Diputados

Imagen-frontal-Congreso-Diputados_540555956_1204090_1020x574

«Por su Congreso los conoceréis» o algo así afirmaba un viejo sabio que invitaba a una sociedad a reconocerse en la cámara baja de su país.

El Congreso es el lugar donde se reúnen los representantes del pueblo. Sí, nuestros representantes. Y, la verdad, son una fiel representación de quienes los han elegido. Son el espejo en el que nos miramos o, mejor dicho, un vivo reflejo de lo que somos. Sin embargo, ¿quién se reconoce en él?

El Congreso es hoy peor que un circo, no porque el circo esté mal –de hecho, probablemente merezca mayor respeto que el hemiciclo–, sino porque no es serio. Quizás, hoy, ha sido el día de mayor vergüenza en el Congreso; y no era fácil superarse. Nuestros políticos –”nuestros” porque deberían estar a nuestro servicio– se insultan y se faltan al respeto continuamente. (Aunque al menos tienen las agallas de hacerlo el uno ante el otro, es cuestión de tiempo de que lo hagan únicamente a través de las redes). Hoy ha habido un supuesto escupitajo de un diputado a otro. Veremos. El político de hogaño ya no es un tipo serio, formado y respetuoso; sino marrullero y palmero. Sin escrúpulos y sin más interés que el de calentar la silla por cuanto más tiempo mejor.

«Generalizar es ser un idiota», me recuerda William Blake mientras escribo estas líneas. Y tiene razón. Ha sido Ana Pastor, la presidenta del Congreso, quien se ha visto obligada a abroncar y mandar un aviso a los acomodados diputados. Quizá sea ella, al menos hoy, la única persona digna de quien debamos sentirnos orgullos de ver en nuestro reflejo: serenidad, sentido común y autoridad. Alejada de todo comportamiento pueril, Ana Pastor ha tenido que dar la cara –que por algo es “nuestra” presidenta– y reprender a los políticos infantiloides del hemiciclo. Los niños maleducados no pueden sentarse en la mesa de los mayores.

Va siendo hora de que escojamos a nuestros representantes con mayor delicadeza y reflexión, reflejo fiel de quienes somos. Aunque, mucho me temo, este espejo acabará por romperse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s